funciones historial



actualidad cosas nuestras
 

  actualidad

  salud

  belleza

  test

  horoscopo

  foro

  recetas

  viajes

  juegos

  consultorio

  webs amigas

  asociaciones Badalona

 

 
cosasnuestras@cosasnuestras.com


actualidad > El duelo

EL DUELO
sentimiento difícil de superar

El duelo es ese proceso emocional por el que pasa una persona ante la muerte de alguien a quien quería. Es un sentimiento de profundo dolor, de vacío desesperante que dependiendo de la cultura, la situación personal y el equilibrio emocional de cada uno se enfrenta de una manera u otra. Hay diversos duelos: de un padre, un amigo, un familiar pero sin lugar dudas el más difícil de superar es el duelo por la muerte de un hijo.


Cada persona es diferente y por ello cada uno pasa este trance de una forma distinta dependiendo además de las circunstancias que envuelven a la muerte: edad, forma de fallecer, si estaba enferma o no. Si la muerte es inesperada, el aturdimiento y la negación del hecho que se ha producido serán más intensos. Si ésta se produce tras una larga y dolorosa enfermedad, el duelo se suele dar desde antes de que esta persona fallezca con lo que, lo más probable, es que dure menos después.

El duelo tiene varias etapas y una persona puede pasar por una o por todas a la vez y no necesariamente en el mismo orden. Así está el momento de negación en la que la realidad se hace tan dura que el doliente niega la muerte. La ira, la depresión, la soledad, desinterés por todo el mundo que le rodea, insomnio, improductividad laboral, no desea comer, es incapaz de seguir adelante, se siente culpable de seguir vivo o de recibir la herencia, se obsesiona con el fallecido hasta el punto de verlo o hablar con él.

Sentimientos de ansiedad y desazón, insomnio y enfado con la persona fallecida son otros de los efectos que se producen en el momento del duelo. Es muy frecuente los cambios repentinos de sensaciones y estados anímicos. Los momentos de depresión pueden aparecer en cualquier momento por lo que la reacción de muchas personas que lo sufren es el de apartarse del resto del mundo. Esta actitud si al principio puede ser positiva, a la larga puede resultar contraproducente porque no facilita el poder reintegrarse a sus quehaceres diarios.

  Las personas que pueden llegar a sufrir un duelo patológico son aquéllas que en algún momento de sus vidas ya han padecido una depresión por cualquier otro motivo, la pérdida ha sido inesperada, sufren de aislamiento social, tienen sentimientos de responsabilidad por la muerte, o tenían una intensa dependencia a la persona que falleció.  

Un duelo llamado “normal” dura entre dos meses y dos años. En ocasiones, muchas personas no pasan un duelo “adecuado” porque en el momento no pueden o no quieren expresar dolor por motivos familiares o laborales .El sentimiento más habitual tras la pérdida de un ser querido es el de tristeza pero si esta tristeza o los sentimientos de dolor, rabia o culpabilidad se prolongan en el tiempo o se hacen demasiado intensos se puede producir un duelo patológico donde las personas deben recibir ayuda porque puede afectar a su salud física e incluso provocar pensamientos suicidas. Es en estos casos cuando se debe acudir a un profesional de la salud, médico de cabecera, psicólogo, psiquiatra o ong's donde puedan hablar de este tema con personas que hayan pasado por la misma experiencia.

Con el tiempo, el dolor extremo del primer momento comienza a atenuarse y es posible vivir con él. La depresión y la ansiedad disminuye aunque es inevitable pensar en la muerte de ese ser querido, poco a poco la persona dolida comienza a dormir mejor y vuelve a tener energía para reanudar su vida.
 
Cómo ayudar
En ocasiones, la persona que se encuentra al lado de otra que sufre por la muerte de un ser querido no sabe cómo actuar. A veces, lo mejor sólo es estar allí, ser un hombro en el que apoyarse y llorar si así lo necesita. Lo mejor es preguntarle a esa persona que siente el dolor qué es lo que desea en ese momento.
Es muy importante darle el tiempo suficiente para que pase el momento de duelo y pueda volver a su estado normal sin que esto les cause problemas más tarde.
 

subir


 
 
  "En el centro de duelo aprendes que la cruz se ha de llevar abrazada al corazón y no a la espalda."
Ana Álvarez,,
impulsora de la asociación del Duelo en Badalonaro

¿Por qué surge la idea de hacer una asociación sobre el duelo en Badalona?
Yo perdí a mi hijo hace cinco años. Acudí al centro de duelo AVES que está en Barcelona y fue allí donde realmente me han ayudado. Hay diferentes duelos: de pareja, de padres... Todos son diferentes pero el más difícil de sobrellevar sin lugar a dudas es el duelo por la muerte de un hijo. La mente no está preparado para este trauma.

¿En qué consiste un centro de duelo?
Un centro de duelo es un lugar donde puedes hablar, escuchar, nada te suena extraño, entiendes por lo que están pasando otras personas porque tú has pasado por lo mismo. Fuera del centro, la mayoría de veces la gente quiere ayudarte pero lo que hace es irritarte. Cuando te dicen que no tiene solución, lo sabes ya. Lo difícil es la manera de salir del pozo. En la asociación del duelo saben escuchar, te dejan llorar y sobre todo te respetan. Nada de lo que digas o hagas es una barbaridad allí.

¿Cómo ayuda el centro de duelo?
Con la familia no puedes expresarte del todo porque ellos también sufren y no quieres dar pena y que se apenen más ellos. Para eso es ideal el centro de duelo, para sacar el dolor. Cada día es más frecuente la mortalidad en los jóvenes por accidente de tráfico, enfermedad... Y esta muerte, la muerte de un hijo es una pena desesperante, la más desgarradora, lo peor. Sufrir esto conlleva en muchos casos bajas laborales. Es por eso que creo que es de vital importancia darlo a conocer en centros médicos, pacientes, psicólogos.... Claro está que ir a un centro de duelo no exime de poder acudir a un psicólogo. Se pueden compatibilizar perfectamente las dos terapias. Lo que da un centro de duelo es primero respeto, segundo no se dan consejos, y tercero, no se quita la palabra. Es un lugar para soltar la rabia, las culpabilidades y en el que encuentras totalmente sinceridad.

¿Cuál es la situación de una persona que sufre una pérdida de estas características?
Te destroza la vida como madre pero también a los hermanos, abuelos. Te quedas sin fuerzas, sin ilusiones, sin ganas de vivir.... comienzas a sentir dolores por todos los sitios, el sufrimiento es continuo. La mente se bloquea, te sientes paralizada. Quizás quien más sienta es la mujer más que el padre. Es un dolor tan profundo. Se ha muerto una parte de ti y ya puedes hacer y tener lo que tengas que ya nada te llena. También te olvidas del otro hijo que se ha quedado, dejas de ejercer de padres, te olvidas de los que están alrededor.

¿Qué pides para poder organizar este centro de duelo?
Quiero ayudar a la gente en Badalona del mismo modo que me ayudaron a mí . En el centro no se dan consejos sino que cada persona a su manera explica sus formas de escape. Se ha de volver aprender a vivir de otra manera. No tengo nada, sólo muchas ganas de ayudar. Necesitaría un local para poder reunirnos un día a la semana y gente voluntaria e involucrada que estuviera dispuesta en colaborar: psicólogos, abogados,....... Para cada duelo (de padres, cónyuges, hermanos, hijos....) es necesario montar un grupo para hacer la terapia y en cada grupo debe haber un coordinador o coordinadora que llevase la sesión.

¿Se supera?
Nunca se supera una tragedia así pero poco a poco se debe aprender a seguir viviendo. Lo primero es asumirlo. Tú lo sabes pero no reaccionas. La realidad es tan dura que no te lo puedes creer. Aprendes que los bajones duran para siempre, que hay que intentar que de los siete días a la semana por lo menos uno sea bueno y así poco a poco hasta conseguir que todos sean buenos y sólo uno el malo. Lo primero es asumirlo. La realidad es tan dura que no te la puedes creer. Vivir con una tristeza continua es malvivir pero debes afrontar la vida como una montaña que tienes que escalar y seguir luchando por ti y por los demás. Se ha de aprender a retomar la ilusión, a saber sonreír aunque mi hijo no esté, a controlar la rabia porque sale el sol o porque los demás se ríen, a controlar los pensamientos de porqué no habré hecho esto o lo otro, a eliminar el remordimiento o el miedo de que te vuelva a pasar.

Quieres contactar con Ana Álvarez ¿necesitas ayuda? o ¿quieres ayudarla en su proyecto de montar el centro de duelo en Badalona? Envíanos tus consultas o propuestas a O llama al siguiente número de teléfono+34 93 391 34 10.
 
 

subir

 

Cómo ayudar

Entrevista Ana Álvarez, promotora Asoc. de Duelo en Badalona
 
  Más temas
 

 
     

añadir a favoritos  
contactar  
créditos